Newsletter subscribe

Biología

Escorpión (Buthus Europaeus): peligro bajo las piedras

Escorpion europeo buthus europaeus
Posted: 17 septiembre, 2014 a las 2:11 pm   /   by   /   comments (0)

Este arácnido se reconoce con facilidad por presentar el abdomen diferenciado en dos regiones, una larga y articulada en siete segmentos y otra mucho más estrecha y móvil, a cuyo extremo se sitúa un sofisticado sistema defensivo en forma de gancho, que va conectado con una glándula venenosa. Su sistema locomotor lo forman cuatro pares de patas articuladas, que no hay que confundir con los quelíceros o grandes pinzas situadas junto a la boca, y con las que el animal captura su alimento. La coloración general del cuerpo del escorpión es de tonos ligeramente amarillentos.

Esta especie vive con preferencia en los lugares áridos y cálidos, en donde pasa la mayor parte del día al abrigo de una piedra; esto no lo hace para huir de la luz, sino para evitar que el calor del sol deseque su organismo. Su área de distribución es bastante amplia, pues ocupa toda la cuenca mediterránea y llega por el este hasta Siria y Arabia.

Se alimenta exclusivamente de presas vivas, a las que espera inmóvil y al acecho, o a las que encuentra por casualidad al avanzar. Una vez cazado el animal, lo aguijonea con la uña venenosa del telson hasta que muere y a continuación succiona las partes blandas comestibles.

En la época de la reproducción el macho y la hembra realizan una especie de danza nupcial cogidos por las pinzas, que concluye con el apareamiento. Aunque no está probado, parece ser que en esta especie la hembra, una vez fecundada, mata y devora al macho.

El veneno de los escorpiones tiene una forma de actuación muy parecida al curare y en algunas especies del género Buthanus es tan fuerte que puede llegar a causar la muerte de un adulto.

Comments (0)

write a comment

Name E-mail Website Comment